COLECCIONES

La colección de referencia

La colección de obras de referencia, una de las más consultadas por estudiosos e investigadores; posee un valioso repertorio de diccionarios en diversos idiomas. También se destacan enciclopedias y colecciones de historia de América y el mundo, y diccionarios biográficos, entre estos el Diccionario biográfico de los campeones de la libertad de Nueva Granada, Venezuela, Ecuador i Perú de Leonidas Scarpetta y Saturnino Vergara, y el Diccionario de Historia de Venezuela de la Fundación Polar. De suma importancia y frecuente consulta son también las cronologías históricas de Colombia y América en diversas ediciones, y se destaca la Colección Ayacucho, de Venezuela.  

Fondos bibliográficos

A la colección general de obras de historiografía colombiana de la biblioteca se deben sumar, con el carácter de fondos especiales, un conjunto de obras donadas por eminentes académicos que con cuidadoso celo fueron formando sus propias bibliotecas, las cuales en vida de aquéllos o a través de sus herederos fueron adquiridas por la entidad.

Uno de los primeros aportes en los orígenes de la biblioteca de la Academia fue la colección perteneciente al doctor Jorge Pombo Ayerbe, quien donó 307 libros de la valiosa sección colombiana de su biblioteca particular, con ocasión del Centenario de la Independencia con el expreso mandato de que sirviera de consulta en la Academia. Posteriormente su colección de libros iberoamericanos, en número de 2.000, fue adquirida por el Ministerio de Instrucción Pública y entregada en donación a la Academia.

El 8 de febrero de 1915 se abrió al público en el local del Pasaje Rufino Cuervo, en solemne acto celebrado a las 3 de la tarde, al cual asistieron los directivos y miembros de la Corporación. El doctor Fabio Lozano y Lozano recibió los libros junto con la estantería, los mostradores y 15 sillas. Se le dio el nombre de biblioteca “Jorge Pombo” y en 1919 fue su director Roberto Cortázar. En 1918 la colección Pombo se incorporó a la biblioteca de la Academia, en septiembre de 1920 se trasladó al nuevo local en el Salón de Grados y en 1927 a la nueva sede en la calle 10ª con carrera 9ª.

En 1932, la Academia adquirió la biblioteca del canónigo Francisco Javier Zaldúa con un total de 115 títulos de la colección de geografía pintoresca Tour de Monde. La biblioteca de don Enrique Otero D´Costa, con su invaluable colección de folletos de carácter histórico de diversas épocas y temáticas, publicaciones de corto tiraje y rarezas bibliográficas, fue adquirida en 1955 y se considera uno de los fondos más preciados de la entidad. El doctor Eduardo Santos su entrañable amigo, contribuyó a la adquisición de estos fondos. En 1961 fue recibido el fondo Uribe Uribe y dos años más tarde se adquirió la biblioteca del académico Roberto Botero Saldarriaga. Ingresaron también a la biblioteca la colección del médico y secretario de la Academia, doctor Pedro María Ibáñez, diferente al fondo existente en la Quinta de Bolívar, y el fondo entregado por los hijos del doctor Luis Duque Gómez, con un fichero de sus lecturas y referencias de su bibliografía de investigaciones, filminas y otros.

Fondos sobre Iberoamérica

Gracias a la donación y canje con bibliotecas nacionales de los países de América y Europa, la Biblioteca “Eduardo Santos” posee fondos por países de compilaciones de documentos históricos, estudios biográficos y obras panorámicas, podría decirse casi únicos en el país. Precisamente se adelanta una campaña con los embajadores acreditados ante el gobierno colombiano, para ampliar y actualizar los fondos por países.

Fondo Julio Pombo Ayerbe de libros publicados antes de 1900

En 2004 se organizó un fondo especializado con ejemplares de obras publicadas antes de 1900, conformándose así una sala de consulta para investigadores exclusivamente. En sesión pública en homenaje al académico Julio Pombo Ayerbe se le dio a esta sala su nombre. En la actualidad este espacio cuenta con un total de 1.331 libros. La biblioteca adelanta gestiones con miras a lograr acuerdos de cooperación que garanticen la conservación de estas publicaciones mediante su digitalización.

En ediciones de tapa dura, canto dorado y en magnífico estado, vale destacar obras valiosas como primeras ediciones o ediciones principales: Colección de documentos relativos a la vida pública del Libertador de Colombia y del Perú Simón Bolívar (1826), Dictionare Historique (París, 1822), Historia General de España por Modesto Lafuente (Madrid, 1850-1862), Compendio de Historia Universal de Mr. Anquetil (Madrid, 1829), Historia Universal de César Cantú (Madrid, 1848), Historia Universal del Conde de Segur (Madrid, 1832), Historia de L´abbé Millot (París, 1820), Histoire Générale de L´église (París, 1878), Colección de documentos inéditos relativos al descubrimiento, conquista y organización de las antiguas posesiones españolas de América y Oceanía sacados de los archivos del Reino (Madrid, 1866), Documentos inéditos del Archivo de Indias (Madrid, 1864), Les vies des hommes ilustres (París, 1826), El viajero universal o noticia del Mundo antiguo y nuevo por Mr. De Laporte (1796-1801).

La sala cuenta además con un repertorio de ediciones principales de los cronistas y de los historiadores del periodo colonial y de la Independencia como José Manuel Groot y José Manuel Restrepo. Valiosas ediciones de viajeros extranjeros en Colombia, dentro de los cuales cabe nombrar a Eliseo Reclus, Isaac Holton y Gaspard Theodore Mollien, entre otros.

De estimable valor para la Academia son también algunas obras escritas en latín publicadas en los siglos XVI y XVII, siendo una de las más antiguas la obra del Obispo Diego Simancas publicada en 1569 que trata sobre herejía, derecho canónico y censuras eclesiásticas. Cabe mencionar otros libros como De la Historia Pontifical y Católica (Madrid, 1652) y Teatro Eclesiástico de la Primitiva Iglesia de las Indias Occidentales (1640).

 

Folletería histórica siglos XIX y XX

Uno de los fondos más valiosos de la biblioteca es sin duda el de folletos del siglo XIX y XX, con ejemplares únicos. Esta colección incluye una variada gama de temas de historia nacional y americana, y sobresalen folletos sobre religión, folclor, teatro, literatura, cultura, entre otros.

Se ha emprendido el proceso de digitalización de estas misceláneas.

Hemeroteca de publicaciones seriadas iberoamericanas

La biblioteca “Eduardo Santos” cuenta con una hemeroteca que reúne 565 publicaciones seriadas de diferentes países de Iberoamérica, 295 de carácter nacional y 270 corresponden a publicaciones internacionales.

De las Academias Departamentales de Historia: Repertorio Histórico de Antioquia, Repertorio Boyacense, Huila, Boletín de la Academia de Historia del Valle del Cauca, Revista de Historia de la Academia Nariñense de Historia, Estudio de la Academia de Historia de Santander y Gaceta Histórica de la Academia de Historia de Norte de Santander.

De los Centros de Historia Local, vale mencionar: Pregón del Centro de Historia de Sonsón, el Boletín Historial de Cartagena, Hacaritama de la Academia de Historia de Ocaña y la revista del Centro de Historia de Jericó, Antioquia.

Las Academias integrantes del Colegio Máximo de las Academias han sido también generosas en enviarnos habitualmente sus revistas emblemáticas: Boletín de la Sociedad Geográfica de Colombia, Revista de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, Boletín de la Academia Colombiana de la Lengua, Revista de la Academia Colombiana de Jurisprudencia y Revista de la Academia Nacional de Medicina.

A nivel internacional, la biblioteca ha mantenido desde su fundación servicio de canje con prestigiosas instituciones académicas en el campo especializado de la historia. De las Academias y Sociedades se destacan los siguientes títulos: Memorias de la Academia Mexicana de la Historia, Anales del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México, Revista de Historia de América, Anales de la Sociedad de Geografía e Historia de Guatemala, Boletín de la Academia Nacional de la Historia de Venezuela, Revista de la Sociedad Bolivariana de Venezuela, Boletín Histórico de la Fundación John Boulton, Revista Histórica del Instituto Histórico del Perú, Boletín de la Academia Chilena de la Historia, Revista Chilena de Historia y Geografía, Revista del Instituto Histórico y Geográfico del Uruguay, Revista de la Academia Nacional de la Historia de Argentina, Revista del Instituto Histórico y Geográfico Brasilero, Boletín de la Real Academia de la Historia de España, Revista de Indias, Cuadernos de Estudios Americanos y Archivo Ibero-americano, entre otros.

De los Departamentos de Historia de universidades colombianas, contamos con la colección completa del Anuario de Historia Social y de la Cultura de la Universidad Nacional de Colombia y la revista Historia y Sociedad, de la sede de Medellín de esta misma universidad. De las revistas universitarias hispanoamericanas se destacan los siguientes títulos que nutren nuestra colección: Cuadernos de Historia de la Universidad de Chile, Historia de la Universidad Católica de Chile, el Anuario de Estudios Bolivarianos de la Universidad Simón Bolívar, Temas de Historia Argentina y Americana, Revista de Historia de la Universidad de Sao Paulo, Estudia Histórica de la Universidad de Salamanca y el Boletín Americanista de la Universidad de Barcelona.

Otra opción valiosa de consulta son las publicaciones periódicas de carácter oficial, tales como el Registro Municipal, la Gaceta del Congreso, el Diario Oficial (1874-1930) y los Anales del Senado y la Cámara de Representantes. Existen también en la biblioteca algunas ediciones de periódicos publicados durante la época de la Independencia y la naciente República en la ciudad de Cartagena, como la Gaceta de Cartagena, y ediciones facsimilares de otras publicaciones de gran valor histórico como la Gaceta de Colombia, el Papel Periódico Ilustrado y el Correo del Orinoco.

 

Se cuenta además con una significativa muestra de periódicos nacionales de finales del siglo XIX y principios del XX: Sur América, El Porvenir, La Ilustración, El Nuevo Tiempo, El Rayo X, El Relator, La Correspondencia, La Época, El Porvenir, Registro del Magdalena, La Nación, Mundo al Día, El Tiempo (1930-1975), entre otros.

 

 

Fondos de archivo histórico

Uno de los más preciados haberes de la Biblioteca “Eduardo Santos” es la colección de documentos originales recibidos en donación por los descendientes de ilustres colombianos, políticos, diplomáticos, historiadores, geógrafos, etc. Se trata de archivos particulares que a su vez reúnen cartas y documentos de diversas épocas, así como correspondencia y textos originales de los personajes de la historia nacional.

Lo conforman también fotografías, mapas, microfilmes tomados del Archivo General de la Nación (AGN), del Archivo General de Indias (AGI) y el de la casa natal de Bolívar en Caracas. Estos acervos han sido donados por sus poseedores tanto académicos como particulares y otros comprados a sus familiares.

Así se destaca el conocido como “Saldo del Archivo Santander”, adquirido por la Academia de los restos que se salvaron de ser vendidos al gobierno de Juan Vicente Gómez en 1928. De los héroes de la Independencia, ex presidentes e insignes personajes de nuestra historia se destacan los archivos parciales de Tomás Cipriano de Mosquera, José Hilario López, Pedro Alcántara Herrán, Pedro Antonio García, Camilo Torres y Salvador Córdoba, así como los de Rafael Uribe Uribe.

 

También deben destacarse fondos documentales y algunas obras impresas o de recortes de prensa, por donación de sus dueños Luis Eduardo Nieto Caballero, Juan Carrasquilla Botero y Kathleen Romoli.

En 1995 la Mesa Directiva de la Academia decidió entregar en custodia este Archivo Histórico al Archivo General de la Nación con el fin de garantizar su conservación y salvaguardia. El acuerdo se formalizó mediante convenio firmado entre el Presidente de la Academia Luis Duque Gómez y el director del AGN Jorge Palacios Preciado e incluye la microfilmación de estos documentos que muy pronto estarán disponibles para consulta en ambas instituciones en forma digitalizada. El Archivo Histórico se ubicó en el AGN en un fondo denominado “Fondo Academia Colombiana de Historia”, con su respectivo catálogo descriptivo.

En la Academia aún se conservan algunos documentos como las transcripciones mecanografiadas del Archivo Latorre que consta de 35 volúmenes empastado. También se conservan los copiadores de cartas del expresidente José Vicente Concha.

 

Mapoteca y archivo fotográfico

La Academia Colombiana de Historia ha atesorado, gracias a la donación de académicos y a los materiales que pertenecieron al Instituto de Estudios Históricos, una importante colección de mapas y planos alusivos principalmente a la historia de Colombia desde los tiempos de Conquista hasta épocas más recientes. Aunque también se hallan allí mapas sobre la historia de América y otros tantos sobre historia universal. Cartografía sobre geografía, economía y división político-administrativa también hacen parte de esta colección.

Un valioso registro gráfico de las actividades organizadas por la Academia en los más de 100 años de trayectoria lo constituye el archivo de fotografías. Estas imágenes son testimonio del aporte de los académicos al desarrollo de la Corporación, muchos de ellos personajes de gran figuración a escala nacional. Ceremonias solemnes, actos protocolarios, conmemoraciones y las tradicionales sesiones académicas quedaron registradas en este archivo fotográfico.

Catalogación

Aún se conserva el libro correspondiente al primer catálogo de la biblioteca “Eduardo Santos” elaborado en 1913 por el académico Fabio Lozano y Lozano. Tres años después el académico Manuel Mesa actualizó este índice. La construcción de la base de datos de la biblioteca se realizó a partir del montaje que hizo la Biblioteca Nacional de su base de datos especializada en historia de Colombia. Se transfirieron a la base de datos en construcción de la academia las fichas catalográficas de cada título y el proceso sirvió a la vez de inventario físico.

 

Durante el trayecto del siglo XX los directores de la biblioteca ensayaron diversos sistemas de catalogación de las colecciones y se intentaron varias fórmulas para ordenar los libros por salas y por temáticas. En su catalogación actual, los fondos están procesados digitalmente mediante el sistema decimal, según la catalogación de los fondos de la Biblioteca Nacional.

Desde 2013 se cuenta con los servicios profesionales de una bibliotecóloga en el propósito por imprimirle a la biblioteca estándares técnicos de planificación, gestión, automatización y evaluación.

En la actualidad, se dispone de registros de 16.674 títulos en la colección general y 4.681 folletos en el catálogo de Misceláneas. Para estar a tono con las ventajas que ofrecen los avances tecnológicos, la biblioteca ofrece la posibilidad de consulta a través de la base de datos en la página web de la Academia. Con esto, se pretende visibilizar las ricas colecciones que alberga la biblioteca y extender las posibilidades de consulta para la comunidad académica ubicada por fuera de Bogotá o en el exterior.

Retos y desafíos para el siglo XXI

Para el futuro inmediato, nos esperan nuevos retos como la inserción a las tecnologías de la información y la comunicación para estar integrados a la hoy conocida sociedad del conocimiento, donde la convergencia digital nos hace presentes a través de la página web y la digitalización de nuestros archivos y fondos bibliográficos.

La biblioteca seguirá siendo una prioridad para la Academia y en ese sentido se mantendrá atenta a cumplir los objetivos trazados en los nuevos estatutos aprobados por la Corporación: fomento a la actualización de sus colecciones mediante canje y donación, la protección de la integridad de las colecciones, la promoción del enriquecimiento y la consulta de las colecciones de documentos, la actualización de los inventarios de sus colecciones, el manejo y aplicación de medios electrónicos y el establecimiento de vínculos, convenios y fórmulas de cooperación con otras bibliotecas nacionales y extranjeras, especializadas en el área de historia y ciencias sociales.

Estos son pues los desafíos que se ha propuesto la biblioteca “Eduardo Santos” para consolidarse como biblioteca patrimonial de la historia de Colombia.